Hôzuki, la librería de Mitsuko